Que ver en Fez (Marruecos)

4.9
(22)

La fascinante ciudad medieval de Fez fue fundada a orillas del río Jawhar en el siglo VIII por Idris I, descendiente del profeta islámico Mahoma.

Poco después surgió la Universidad de al-Qarawiyyin, del siglo IX, el lugar de enseñanza superior más antiguo del mundo.

En su medina, inscrita en la lista de la UNESCO, Fez es un viaje multisensorial, a través de las curtidurías tecnicolor, el tintineo de los artesanos dando forma a las piezas de cobre y la panoplia de olores que le guiarán mejor que cualquier mapa.

Las callejuelas de Fez son tan enmarañadas como la caligrafía, los azulejos y los estucos centenarios que adornan los palacios, mezquitas, madrasas y santuarios de la ciudad.

Exploremos las mejores cosas que hacer en Fez, Marruecos:

1. Medina

Paso estrecho de la Medina, FezFuente: Adwo / shutterstock
Pasaje estrecho de la Medina, Fez

La que se considera la mayor zona peatonal del mundo es un laberinto indescifrable de más de 9.000 callejones, en su mayoría sin nombre.

Muchos la consideran la mayor ciudad amurallada del mundo árabe, donde las calles entrelazadas son tan oscuras y estrechas que ni siquiera se pueden ver desde los miradores de la cima del valle.

Ningún mapa puede dar sentido a este lugar, y seguro que se perderá, pero eso forma parte de la diversión.

Cuando la gente habla de la Medina, normalmente se refiere tanto a la antigua Fez (Fes el-Bali) como a la más reciente Fes el-Jdid, fundada en el siglo XIII durante la dinastía meriní.

Fue en esta época cuando Fez alcanzó su apogeo cultural, convirtiéndose en capital y dando lugar a madrasas, mezquitas y algunas de las defensas de la ciudad que se conservan hoy en día.

2. Madraza de Bou Inania

Fundada a mediados del siglo XIV por el gobernante meriní Abu Inan Faris, la madraza de Bou Inania es un espectáculo para la vista, con cada centímetro del patio lleno de exquisita artesanía.

Además, es la única escuela religiosa de Fez que tiene su propio alminar, también una obra de arte y considerado el mejor de la ciudad.

La fuente de abluciones del patio sigue fluyendo después de más de 750 años, y es difícil no quedarse boquiabierto ante los azulejos geométricos rematados con bandas de caligrafía árabe, el estucado ligero como una pluma y las pantallas de cedro talladas.

La destreza y las horas de trabajo en este espacio asombran.

3. Bab Bou Jeloud

Bab Bou JeloudFuente: Diego Grandi / shutterstock
Bab Bou Jeloud

El elegante minarete de la madraza de Bou Inania puede verse a través del arco de herradura de la gran puerta occidental de Fez el-Bali.

Lo que puede sorprenderle es lo joven que es este monumento en comparación con las escuelas y santuarios religiosos de Fez.

La Bab Bou Jeloud data de 1913, de la época del Protectorado francés, y es de un estilo neomorisco conocido como mauresco.

Lo que le ha valido tanto cariño es su azulejo fassi, de color azul vivo en la pared exterior y verde en la interior.

El tráfico de coches no está permitido más allá de este punto, y desde el amanecer hasta el atardecer la arteria que hay detrás es un desfile de peatones, mulas, burros y ciclomotores.

Algunos de los mejores lugares para cenar en Fez se encuentran justo dentro de la puerta, lo que permite ver en primera fila el día a día de una ciudad medieval.

4. Madraza Al-Attarine

Esta madrasa del siglo XIV, situada junto al mercado de especias y perfumes del zoco al-Attarine, es una obra maestra de la dinastía meriní, encargada por el sultán Abu Sa’id Uthman II.

En la misma línea que otras escuelas religiosas meriníes de Fez, la madraza de Al-Attarine presenta una sofisticada decoración en su patio rectangular.

En él se puede contemplar con asombro el logro técnico de la talla de cedro y el trabajo de estuco.

Sin embargo, lo más impresionante es la decoración de azulejos, que utiliza una técnica llamada «taqshir», en la que el esmalte de los azulejos se ha raspado cuidadosamente para crear un patrón brillante.

Un friso de azulejos sobre los motivos de zellige en la pared de la sala de oración del patio tiene la palabra «Alá» en caligrafía verde, minuciosamente incrustada sobre un fondo blanco.

5. Jardín Jnan Sbil

Jardin Jnan SbilFuente: Mitzo / shutterstock
Jardin Jnan Sbil

Entre Fez el-Jdid y Fez el-Bali se encuentra el parque más antiguo de la ciudad, ajardinado en el siglo XVIII por orden del sultán Moulay Abdallah.

El Jardín Jnan Sbil, un raro espacio verde en el que se puede huir de las multitudes de la Medina durante unos minutos, se dejó caer en la decadencia hasta la década de 2000, cuando se replantó.

El parque, ahora meticulosamente cuidado, cuenta con un gran estanque y jardines acuáticos en los que las fuentes geométricas están adornadas con azulejos de zellige, todo ello bordeado por parterres geométricos de rosas, cactus y setos bajos de boj.

Para la sombra hay palmeras, naranjos, pinos y una avenida de cipreses rastreros.

6. Funduq al-Najjariyyin

Funduq al-NajjariyyinFuente: Mitzo / shutterstock
Funduq Al-Najjariyyin

En uno de los extremos de la plaza de Najjariyyin, en la Medina Vieja, llama la atención el magnífico portal de cinco metros de este jan (posada) del siglo XVII, coronado con un intrincado dosel de cedro.

Sobre el portal se encuentran motivos geométricos y florales y un trabajo de azulejos increíblemente detallado.

A un lado hay una saqayya del siglo XIX, una fuente para caravanas, con asombrosos azulejos de zellige y yeserías en forma de panal.

El Funduq, encargado por el sultán alauí Ismail Ibn Sharif, se conserva como museo de la madera.

Se puede entrar para contemplar los tres pisos de galerías, y examinar una muestra de las tallas de madera más artísticas del pasado de la ciudad.

Se exponen muebles, puertas, instrumentos musicales, marquesinas y otros elementos arquitectónicos, así como herramientas tradicionales para trabajar la madera.

Hay una cafetería en la azotea, para tomar un vaso de té a la menta por encima del caos de la Medina.

7. Tumbas meriníes

En las ruinas de una necrópolis real de la dinastía meriní (siglos XIII al XV) le espera un panorama conmovedor de la antigua Fez. Los meriníes, que derrocaron a la dinastía almohade, se apoderaron de la ciudad en 1250 y pronto establecieron la nueva ciudad palaciega fortificada de Fez el-Jdid junto a la ciudad antigua, Fez el-Bali.

Leer  10 mejores cosas para hacer en Merzouga (Marruecos)

De esta época se conservan los vestigios de dos mausoleos con monumentales arcos de herradura y tenues restos de decoración de estuco.

Sus ocupantes son desconocidos, pero la calidad de los restos de ornamentación apunta a un alto estatus.

Se puede subir al atardecer, deteniéndose para distinguir los puntos de referencia de la ciudad, como el elevado minarete de la mezquita de al-Qarawiyyin y el palacio real, bordeado por el Mellah (barrio judío). Espere la llamada a la oración y escuchará las voces de los almuédanos de todos los rincones de la ciudad, a la vez.

8. Madraza Sahrij

Sahrij MadrasaFuente: Chrismartin76 / Flickr
Madraza del Sahrij

Cerca de la Mezquita de Andalucía se encuentra una madraza ordenada en 1321 por el sultán meriní Abu al-Hassan.

Con el tiempo, este complejo se hizo conocido por su sahrij, la piscina de abluciones ornamentada de su patio, de donde procede su nombre.

Ese patio rectangular está enriquecido con cedro tallado, mármol esculpido, azulejos de zellige multicolor y estuco, todo ello para evocar el legendario complejo palaciego de la Alhambra de Granada.

A los lados hay alojamientos para estudiantes y una casa de huéspedes.

9. Zaouia Moulay Idriss II

Zaouia Moulay Idriss IIFuente: GEORGIY MARTYNOV / shutterstock
Zaouia Moulay Idriss II

Este santuario de la plaza de Marche Verte está considerado como uno de los lugares más sagrados de Marruecos, ya que alberga el mausoleo de Idris II (791-828). Fundador de la dinastía idrisí de 200 años, a Idris II se le atribuye el establecimiento del primer estado islámico de Marruecos.

El santuario, situado bajo el minarete más alto del casco antiguo de Fez, se construyó entre 1717 y 1824, y está destinado principalmente a los habitantes de Fez, aunque los musulmanes practicantes que lo visitan también pueden entrar en el mausoleo.

Los barrotes de madera de dos metros indicaban que el espacio estaba vedado a cristianos y judíos, pero también ayudaban a mantener a raya a los burros.

Ahora los no musulmanes pueden entrar en el complejo y admirar la fuente de mármol blanco del siglo XVIII del patio, aunque el mausoleo del extremo sur está prohibido.

Los peregrinos siguen visitando el santuario para tener buena suerte, e Idris II se asocia desde hace tiempo con la fertilidad entre las mujeres.

Desde la entrada del mausoleo, los no musulmanes podrán divisar la tumba a la derecha a través de la puerta, tapizada con brocado de seda.

Fíjese en las puertas de madera de cedro, que han sido alisadas por los peregrinos que han besado y acariciado su superficie a lo largo de los siglos.

10. Borj Nord

Borj NordFuente: Roserunn / shutterstock
Borj Nord

Uno de los elementos defensivos más llamativos de las murallas de la Medina es esta fortaleza de la dinastía Saaid del siglo XVI, que se eleva sobre la ciudad desde el norte y es visible a kilómetros de distancia.

El Borj Nord se diseñó a imagen y semejanza de los fuertes portugueses de la época, y tenía el doble objetivo de defender Fez el-Bali, pero también de mantener bajo control a la población rebelde de la ciudad.

Los poderosos baluartes de las esquinas son nuevas adiciones de la época alauita.

Desde 1963, el Borj Nord alberga el Museo de las Armas, con una colección de más de 5.000 piezas procedentes de Marruecos, África, Europa y Asia, que van desde la prehistoria hasta el siglo XX.

No se vaya sin ver el cañón saadí de 12 toneladas que entró en acción en la batalla de los Tres Reyes (1578)

11. Borj Sud

El fuerte hermano de Borj Nord está encaramado en la cima de una colina al otro lado del valle, con una maravillosa panorámica de Fez desde el sur.

Borj Sud se construyó en la misma época, pero a diferencia de su hermano conserva su sencilla silueta cuadrada, sin baluartes en las esquinas.

Se puede llegar en pocos minutos desde Bab Jdid, cruzando el río y luego el bulevar Allal El Fassi (N6). La ruta serpentea por la colina a través de un olivar y, de pie en la base de las murallas del fuerte, se puede ver toda la medina de Fez encajada en el valle, con la montaña, Jebel Zalagh, alzándose detrás.

12. Plaza Seffarine

Place SeffarineFuente: John Copland / shutterstock
Lugar Seffarine

Esta plaza está amurallada en uno de sus lados por la gran entrada con arco de herradura de la Biblioteca al-Qarawiyyin, y se centra en un nudoso plátano.

Pero son los sonidos, además de las vistas, los que hacen que la plaza Seffarine sea especial, ya que el resto de la plaza está dedicada a la artesanía del cobre, un oficio que se remonta a muchos siglos atrás en Fez.

Mucho antes de pisar la plaza Saffarine, se oye el ruido de los artesanos que moldean y pulen sus productos.

Esta artesanía de cobre cuelga, reluciente, en los escaparates de las tiendas, donde se puede regatear por cubos, ollas, sartenes, tajines, bandejas, quemadores de incienso, vaporizadores de cuscús, tamices, teteras, azucareros y mucho más.

En el lado norte, junto a la entrada de la biblioteca, está la Cremerie la Place, para tomar un buen café o un té a la menta.

13. Palacio El Glaoui

Este palacio semirruinoso de principios del siglo XX es la antigua residencia del político Thami El Glaoui (1879-1956), famoso por colaborar con los franceses y ayudar a derrocar a Mohamed V.

Esta asociación negativa podría ser la razón por la que se ha permitido que el complejo entre en declive, pero décadas de desgaste no le quitan belleza al palacio.

En 2019 fue ocupado por un artista autodidacta, que cobra una pequeña cuota por la entrada.

En su interior hay una radiante decoración de zellige, tallas de madera pintadas, vidrieras y estucos.

Las habitaciones más destacadas son el harén y la cocina de gran tamaño.

14. Universidad de al-Qarawiyyin (Mezquita)

Universidad de al-Qarawiyyin (Mezquita)Fuente: Patricia Hofmeester / shutterstock
Universidad de Al-Qarawiyyin (Mezquita)

Fez creció en torno a la institución de enseñanza superior más antigua del mundo en funcionamiento continuo, fundada en 859. La Universidad de al-Qarawiyyin sigue gozando de gran prestigio en el mundo musulmán, y aunque la universidad moderna se ha trasladado a una zona más nueva de la ciudad, la biblioteca y la mezquita siguen enclavadas en la Medina.

La mezquita del siglo IX sufrió dos ampliaciones en el siglo XII y en el XVIII, y es impresionante por sus interminables arcadas, fuentes de mármol, zellige azul y blanco y delicados trabajos de estuco.

Se trata de un lugar preeminente para el Islam marroquí, por lo que lamentablemente no se permite la entrada a los no musulmanes.

Leer  Que hacer en Marrakech (Marruecos)

Puede echar un vistazo a través de las puertas o dirigirse a la madraza Al-Attarine, del siglo XIV, para obtener otro punto de vista.

Este es hermoso por sí mismo, pero también le ofrece una mejor vista del patio de la mezquita y los minaretes de piedra.

15. Curtiduría de Chouara

Curtiduría de ChouaraFuente: Mitzo / shutterstock
Curtiduría de Chouara

No muy lejos, al noreste de la mezquita de al-Qarawiyyin, se encuentra la mayor de las tres curtidurías de la ciudad, que sigue ejerciendo su actividad casi de la misma manera desde hace más de 800 años.

Aquí, las pieles de oveja, cabra, vaca y camello se curan y limpian en una mezcla acre de orina de vaca, excrementos de paloma, sal, cal viva y agua.

Una vez que están blandas, se sumergen en grandes y coloridas fosas de tierra para ser teñidas.

Tradicionalmente contenían cúrcuma (amarillo), índigo (azul), menta (verde), henna (naranja) y amapola triturada (rojo), aunque hoy en día se suelen utilizar tintes químicos.

Esta parte del proceso es hipnotizante, y las cubas parecen la paleta de un pintor gigante desde las terrazas de arriba.

16. Mezquita de Andalucía

Mezquita de AndalucíaFuente: Rudolf Tepfenhart / shutterstock
Mezquita de Andalucía

Esta mezquita, situada a unos pasos de las curtidurías, se remonta al mismo nacimiento de la ciudad, en el siglo IX, lo que la sitúa entre las mezquitas más antiguas del mundo.

Fue erigida en 859-860, en tiempos de la dinastía irisí, para los refugiados andaluces procedentes de Córdoba que se instalaron en esta parte de la Medina.

La obra fue patrocinada por Maryam bint Mohammed bin Abdullah, hermana de Fátima al-Fihri, famosa por haber creado la Universidad de al-Qarawiyyin, y ambas mezquitas han sido históricamente rivales.

La mezquita, que en un principio era una construcción modesta, se fue ampliando y perfeccionando a lo largo de los siglos.

El alminar cuadrado data del siglo X y se diseñó a imagen y semejanza del alminar de la mezquita de al-Qarawiyyin.

La puerta de la fachada norte es de principios del siglo XIII y tiene dos arcos, uno adornado con yeserías moldeadas y el otro de cedro, y ambos ricos en decoración de zellige.

Para los no musulmanes, se trata de un monumento para disfrutar desde fuera, pero hay suficiente que ver para que merezca la pena desviarse.

17. Dar Batha

Dar BathaFuente: Mitzo / shutterstock
Dar Batha

Cerca de Bab Bou Jeloud y un poco más allá de la muralla occidental del casco antiguo de Fez, se encuentra un antiguo palacio real construido a finales del siglo XIX para el sultán Hasán I y su sucesor Abdelaziz, como lugar de estancia de sus invitados.

Más de la mitad del complejo está ocupado por un jardín de estilo andaluz, que todavía se utiliza para eventos culturales y religiosos en verano.

Dar Batha es un museo desde hace más de un siglo, y es un depósito de artefactos de los edificios en ruinas de la antigua Fez.

Se exponen todos los aspectos de la artesanía tradicional, en forma de joyas, mosaicos de zellige, bordados, hierro forjado, monedas y alfombras.

Hay una suntuosa colección de cerámica local de color azul cobalto, una firma de la ciudad desde hace más de un milenio, y astrolabios, una tecnología adaptada por los eruditos árabes en el siglo X para fijar los tiempos de oración.

18. Visita guiada a la Medina de Fez

Puerta de la Antigua Medina de FezFuente: Migel / shutterstock
Puerta de la antigua medina de Fez

Hemos mencionado que la laberíntica Fez de Medina tiene 9.000 callejones y 40.000 callejones sin salida, así como una historia igual de enredada.

Así que si quiere asegurarse de no dejar ninguna piedra sin mover en la mayor ciudad amurallada del mundo, puede recurrir a los servicios de un guía profesional.

La visita guiada a la medina de Fez tiene una duración de hasta seis horas y puede realizarse en inglés, francés, español o italiano.

Además de mostrarle todas las señas de identidad, como las curtidurías, el Museo Nejjarine (sáltese la cola), las madrasas, el andaluz y el caleidoscopio de puestos del mercado, su guía compartirá anécdotas, datos históricos y consejos para regatear.

19. Dar al-Makhzen

Dar al-Makhzen, FezFuente: Mitzo / shutterstock
Dar Al-Makhzen, Fez

Este palacio real en funcionamiento, situado en el barrio de Jdid de Fez, ocupa más de 80 hectáreas y se encuentra aquí desde el siglo XIII.

En su interior hay una mezquita del siglo XIV, una madrasa, un lujoso patio y amplios jardines.

Ahora, aunque el palacio está cerrado al público, puede acercarse a la plaza de los Alauitas para apreciar el arte de su entrada, renovada en la década de 1970.

Tiene un fabuloso cedro tallado y azulejos de zellige, pero es un tesoro por sus puertas de latón delicadamente estampadas que brillan bajo el sol del crepúsculo.

20. Palacio El Mokri

Este palacio fue encargado por Mohammed El Mokri (fallecido en 1957), ministro de finanzas de una sucesión de sultanes durante el Protectorado francés.

El Mokri era un hombre culto y viajero, que se alojó en varias cortes de Europa y fue el primer marroquí que importó un piano de cola.

Sus descendientes siguen viviendo en el palacio, recibiendo a los visitantes para las visitas, pero también alquilando habitaciones a los huéspedes.

Descubrirá un poco más sobre El Mokri mientras mira a su alrededor, maravillándose con los techos de madera pintados, los estucos magistralmente esculpidos, las lámparas de araña, las ventanas de cristal de Murano y un espectacular patio interior enmarcado por dos largas arcadas de herradura con impresionantes pilares de zellige y fuentes en funcionamiento.

21. Zoco el Henna

Souk El HennaFuente: Luisa Puccini / shutterstock
Souk El Henna

En el centro de la medina se encuentra un estrecho pasillo que invita a entrar en una plaza a la sombra de grandes y viejos plátanos y del alto minarete de la zaouia Moulay Idriss II.

Es emocionante pensar que la henna se ha vendido en este mismo lugar durante siglos.

Aquí se comercializa en forma de hojas, que se secan y se trituran hasta formar una pasta.

Tradicionalmente se aplica en las manos de las mujeres durante las ceremonias de boda.

Los puestos también están repletos de antimonio (kohl), así como de otros cosméticos tradicionales como agua de rosas, rhassoul, almizcle y esencia de lavanda.

22. Plaza Bab Makina

Bab Makina PlazaFuente: Alvaro German Vilela / shutterstock
Plaza de Bab Makina

A finales del siglo XIX, el sultán Hasán I reforzó el barrio de Fez Jdid con una serie de fortificaciones.

Una de ellas, Bab Makina, se ha convertido en el telón de fondo del Festival de Músicas Sagradas del Mundo que se celebra cada mes de junio y que ya va por su tercera década.

La edición de 2019 contó con intérpretes de España, Líbano, Azerbaiyán, Francia, Omán, Venezuela, Armenia e Irlanda.

Si te encuentras aquí mientras curioseas por la ciudad te encontrarás con una hilera de tres pesadas puertas de madera en arcos de herradura y flanqueadas por altas torres cuadradas rematadas con merlones puntiagudos.

Leer  Los mejores lugares para visitar en Marruecos

23. Sinagoga de Ibn Danan

Sinagoga Ibn DananFuente: KajzrPhotography / shutterstock
Sinagoga Ibn Danan

Para echar un vistazo a la historia judía de la ciudad, en la Mellah hay una sinagoga del siglo XVII que no funciona pero que se conserva.

Fue creada por el comerciante Mimoun Ben Sidan tras la llegada de miles de familias judías recién expulsadas de España.

En el interior, lo que más llama la atención es el gran Arca de la Torá, con paneles de madera tallada y enmarcada por delicadas yeserías pintadas en forma de panal.

Enfrente está la bimá (plataforma elevada para oradores) y tiene un dosel calado de hierro forjado con arcos de herradura y motivos florales.

En la planta baja hay un mikvah (baño) para mujeres, todavía con agua, y se puede subir a una terraza con vistas al cementerio de al lado.

24. Excursión de dos días por el desierto en grupo reducido

Dunas de Erg ChebbiFuente: Mitzo / shutterstock
Dunas de Erg Chebbi

En este histórico puesto comercial, la llamada del Sahara puede ser imposible de ignorar.

Puede inscribirse en un viaje de dos días por el desierto desde Fez hasta el mar de dunas de Erg Chebbi.

En este viaje atravesará un bosque de cedros habitado por monos y se adentrará en las montañas del Atlas Medio para ver pueblos bereberes, una estación de esquí de los años 30, manantiales de montaña y formaciones rocosas escarpadas.

Más tarde, descenderá al desierto y se adentrará en las arenas a lomos de un camello para pasar la noche en un campamento bereber.

A la mañana siguiente, al despertarte temprano, te llevarán a las dunas para ver salir el sol por la frontera argelina antes de hacer el viaje de vuelta a Fez a un ritmo tranquilo con paradas regulares de descanso.

25. Excursión de un día a Meknes, Volubilis y Moulay

Volubilis, MarruecosFuente: Maurizio De Mattei / shutterstock
Volubilis

Volubilis, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, estuvo habitada desde el siglo III a.C. hasta el siglo XI d.C., y fue gobernada por Roma antes de ser tomada por las tribus locales en el siglo III d.C., para no volver a ser recuperada.

Lo que habla de la gran riqueza de la ciudad es su asombrosa cantidad de mosaicos, muchos de los cuales siguen in situ en las antiguas villas de lujo.

El viaje incluirá una parada en la ciudad de Moulay Idriss Zerhoun, uno de los lugares más sagrados de Marruecos, donde Idris I trajo el Islam chiíta a Marruecos en el siglo VIII y que fue construido con material extraído de Volubilis.

Después, verá Meknes, fundada como asentamiento militar almorávide en el siglo XI, y famosa por su medina y su Museo de Arte Marroquí.

Que hacer en Tanger
Desde 2010, el cambio se ha extendido por esta desenfadada ciudad del Estrecho de Gibraltar a un ritmo vertiginoso. La fuerte inversión ha trasladado el puerto de contenedores fuera de la ciudad, la impenetrable Medina se siente más segura, las playas están más limpias y la Corniche, frente a la bahía, se regeneró en 2018. Nunca ha habido un mejor momento para adentrarse en Tánger y reconectar con la ciudad ...
Leer Más
10 mejores cosas para hacer en Merzouga (Marruecos)
Las dunas de Erg Chebbi en la frontera entre Marruecos y Argelia suenan con la noción más romántica del Sahara para todos. Estas dunas etéreas tienen tonos de naranja, oro y bronce, y toda una industria ha brotado en su cúspide occidental, lo que le permite vivir como un nómada durante uno o dos días. En las expediciones al desierto, probará la comida bereber, aprenderá sobre los estilos de vida ...
Leer Más
Que hacer en El Jadida (Marruecos)
Adentrándose en el Atlántico en el Cabo de Mazagán, El Jadida es una ciudad portuaria con un inesperado acento renacentista europeo. Sobre el agua se encuentran las murallas de una ciudad fortificada portuguesa, construida a principios del siglo XVI y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Puede recorrer estas murallas y adentrarse en el subsuelo para ver una cisterna de ensueño de estilo manuelino portugués. Después de vivir ...
Leer Más
Las 15 mejores cosas que ver en Agadir (Marruecos)
Donde la cresta occidental de las montañas del Alto Atlas desemboca en el Atlántico, Agadir es un puerto y un balneario con sol durante todo el año. Incluso en enero, las temperaturas superan los 20 ° C, lo que atrae a los europeos en busca de calor y sol. Agadir es la escapada favorita de Marruecos, y su larga bahía de arena está bordeada por un paseo interminable y una ...
Leer Más
Que hacer en Marrakech (Marruecos)
Frente a las montañas nevadas del Alto Atlas, Marrakech es una ciudad intemporal de piedra arenisca roja. Los cuentacuentos siguen deleitando al público en la plaza de Jemaa el-Fnaa y un ejército de vendedores vende sus productos en callejones que se entrelazan desordenadamente, apretados para mantener el sol a raya. Marrakech (Marruecos) pasó por dos periodos como capital imperial, bajo los almorávides y los almohades en la época medieval, y ...
Leer Más
Las 25 mejores cosas que hacer en Casablanca (Marruecos)
Casablanca, principal puerto de Marruecos y la mayor ciudad del Magreb, es un centro financiero multicultural conocido más por sus modernas construcciones que por su historia. Por un lado, la mezquita Hassan II es la mayor mezquita del continente, y un logro técnico con un techo retráctil en su sala de oración y un alto nivel de arte en sus accesorios. Los bulevares de Casablanca se trazaron en el siglo ...
Leer Más
Las 15 mejores cosas que hacer en Rabat (Marruecos)
Civilizaciones y dinastías, desde los fenicios hasta los mereníes, han reclamado este lugar en el estuario del río Bou Regreg como su hogar. Ese complicado patrimonio se pone a sus pies en la Chellah, en las ruinas de la ciudad romana y en una necrópolis almohade. La Kasbah de los Udayas es una ciudadela situada sobre el río, con un laberinto de calles y un tranquilo jardín de estilo andaluz ...
Leer Más
lo mas destacado que ver en essaouira
Situada en la costa atlántica de Marruecos, Essaouira (también llamada Esauira) es un cruce entre el norte de África y el Mediterráneo. Rodeada por murallas de piedra dorada, mezcla azules brillantes y encalados deslumbrantes con djellabas fluidas y el olor de las especias. Las influencias de los árabes, africanos, romanos y franceses se mezclan para crear una ciudad de playa tranquila y relajada. Si a esto le añadimos 300 días ...
Leer Más
Los mejores lugares para visitar en Marruecos
Marruecos es una tierra de misterio y magia como pocas en el norte de África. Forjada por los cartagineses y los comerciantes bereberes, los piratas mediterráneos y los gobernantes militares de Andalucía, tanto sultanes como grandes visires, es una tierra que fusiona los estilos de Europa y el subsahariano. Su zona rural está salpicada de los imponentes macizos del Atlas y el Rif, que se elevan, a menudo cubiertos de ...
Leer Más

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.9 / 5. Recuento de votos: 22

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario